cambio

36. No hay mejor sordo, que el que sí quiere oir: Todo irá cambiando si aporta valor el cambio (2-nov-2010)

Tomando el famoso refrán "No hay peor sordo, que el que no quiere oír" de forma contraria, para enfatizar lo positivo, por lo de que no debemos intentar introducir nuevas tecnologías en las empresas desde el lado del miedo o de la amenaza, las nuevas tecnologías deben entrar por el lado de la oportunidad, a través de la vista ("VER PARA CREER") o el oído ("BOCA OREJA") tras ver a otros agentes contar sus experiencias y provocando el famoso efecto denominado "neurona espejo".